Cómo trabajar el amor propio

“Amor propio” puede significar muchas cosas para cada uno. Desde un rato de meditación, un baño espumoso, una salida en bici, una sesión de Tarot, o hasta comida sana. Todo ello son pequeñas acciones que ayudan a poner en práctica el amor propio equilibrando nuestra salud mental y física. Este amor propio es una energía que se manifiesta en todo tu ser. Es extremadamente poderoso y clave para conseguir tus objetivos y manifestar la vida que seas. Recuerda que como vibras, atraes. Sólo tú tienes el poder de transformar tus días y tu vida. Y si estás en paz contigo misma/o te conviertes en un imán para todo lo positivo que el Universo tiene para ti.

¿Qué es el amor propio?

Cuando hablamos de amor propio hablamos del modo en el que realizamos valoraciones de nosotros mismos. Se trata de la relación que tenemos con nosotros mismos. No tiene nada que ver con ser perfecto sino valorar nuestras virtudes y reconocer y aceptar nuestros defectos. Se podría resumir en la aceptación incondicional de tu ser. 

Amor propio se trata de cuidarte, amarte, priorizarte y respetarte a ti misma/o. Y aunque puede sonar sencillo, es algo difícil de conseguir y requiere de un trabajo diario con nosotros mismos. A continuación, te dejamos rituales y mantras de amor propio para poner en práctica cuando necesites recuperar tu amor, tu confianza, motivación y autoestima. 

Amor propio

Rituales de amor propio

1. Establece un tiempo para ti y realiza una actividad que te haga conectar contigo y te cargue de energía.

No tiene que ser algo grande, tan sólo tienes que poner conciencia en ello y sentir que lo haces por ti. Establece un tiempo y frecuencia para que se convierta en un hábito de tu vida. Por ejemplo, leer, salir a correr una vez a la semana, darte un baño relajante, apuntarte a la clase de baile que más te gusta… ¡Cualquier cosa que hagas por y para ti! Y recuerda, no dejes que caiga en el olvido. Asegúrate que cada cierto tiempo lo haces. 

2. Empieza un diario de amor propio. 

Dedícate un momento una vez a la semana, al mes o al trimestre y haz lo siguiente. Prepara el ambiente con elementos que te inspiren; música, incienso, velas y hasta una copa de vino. Toma una libreta espacial y escribe 10 razones por las que te quieres o 10 cosas que amas de ti misma/o. Una vez lo tengas reléelo y date las gracias a ti misma/o por lo que eres aquí y ahora. 

3. Repítete mantras o afirmaciones positivas. 

La repetición de frases ayuda a que poco a poco se vayan integrando en ti y las manifiestes. Establece tres frases prioritarias y repítetelas cada día al despertar y al acostarte. Es importante que resuenen contigo y no sean simplemente algo con lo que no conectas.  Por ejemplo, “Todo está bien. Suelto y confío”, “Me acepto, me entiendo y me quiero”, “En la vida no hay errores sino lecciones”…

4. Purifícate energéticamente.

Purifícate energéticamente. Limpia de manera recurrente las energías pesadas o negativas que de manera natural se van acumulando en nuestro cuerpo y espacio.  Carga tus pilas con rituales de limpieza o baños energéticos. 

Y tú, ¿qué ritual de amor propio tienes?

Abrir chat
1
¿Cómo puedo ayudarte?
Equipo de miistico
¡Hola!
¿Cómo puedo ayudarte?